Seguridad

Seguridad

5 consejos para aumentar la seguridad en el uso de abrasivos

El uso de abrasivos requiere de ciertos cuidados para evitar que algo salga mal, pueda desperdiciarse material o, peor aún, que resulte alguien herido.
Marco Antonio Reyes
Gerente de Ventas Zona Norte
Compartir

El uso de abrasivos requiere invariablemente de ciertos cuidados para evitar que algo salga mal y pueda desperdiciarse material o, peor aún, que resulte alguien herido. Por ello, decidimos recopilar algunos consejos que debes considerar sí o sí, y que sirven para aumentar la seguridad en su uso.

Revisa que tu maquinaria y tus ruedas abrasivas sean compatibles


Este es el primer consejo de la lista por una razón: en casos más graves, puede tener consecuencias fatales. Cuando una rueda indica una velocidad determinada, significa que a esa cantidad de revoluciones por minuto es a la cual se desempeña mejor o presenta su mejor rendimiento.


Si tu maquinaria tiene menos potencia de lo que tolera la rueda, lo que pasará es que tu rueda rendirá mucho menos. No obstante, habrá a quien le funcione, aún con ese bajón de rendimiento.


Pero lo que jamás debes hacer es colocar una rueda abrasiva que soporta hasta cierta velocidad, en una máquina que gira a una mayor de lo que indica la rueda o disco abrasivo. En caso de hacer caso omiso de esto, lo que ocurrirá es que la rueda se romperá y los pedazos de abrasivo pueden salir disparados a gran velocidad, ocasionando incidentes graves.


Evitar este tipo de accidentes te cuidan de poner en riesgo la integridad e, incluso, la vida de quienes estén presentes.


Deja girar libremente a la rueda o disco abrasivo por un minuto


Para descartar algún accidente, siempre es prudente y recomendable que al encender la máquina con la rueda o disco abrasivo ya montado, no hagas presión de trabajo durante al menos un minuto. Muchas veces estas piezas pueden haber sido golpeadas sin dejar rastros y esta acción disminuye el riesgo de algún accidente.

Jamás frente a la rueda abrasiva y con guarda


Algo sencillo y que puede ayudar a evitar percances al encender la máquina, es jamás colocarse frente a la rueda. En caso de que la rueda abrasiva, por alguna situación no prevista, se llegue a romper, estar en esta posición puede prevenir que los trozos del abrasivo nos lastimen.


Un buen hábito que debes tener en mente es jamás colocarte frente a una rueda abrasiva.


Algo sumamente importante en los dos puntos anteriores es el uso de la guarda original de la máquina, ya que el fabricante la diseñó de acuerdo al uso que se le va a dar a esta.

Realiza pruebas para encontrar fisuras


Revisar las ruedas abrasivas vitrificadas antes de trabajar con ellas es fundamental. 


Algo que puede ser de mucha ayuda es la revisión de su empaque original. Si notas algún golpe, marca o ruptura en la caja, lo mejor será tener todo el cuidado del mundo con esta rueda, además de revisar visualmente de inmediato buscando algún golpes o anomalías, pues esas marcas podrían ser indicador de maltrato en la pieza.


Aunque la caja se encuentre en buen estado, revisa de nuevo las ruedas. Verifica ahora que no hubo daño. Si por alguna razón tienes dudas de la integridad de algún  abrasivo, jamás lo uses.


Para el caso de las ruedas abrasivas vitrificadas, que tengan un diámetro menor a 12 pulgadas, se les debe de realizar la prueba de sonido. ¿Cómo se hace?


  • Primero: Revisa que la rueda no tenga fisuras. Una vez comprobado, toma un objeto que no sea de metal, algo de madera funciona bien. Sujeta la rueda e imagina la vertical: una línea que atraviesa por la mitad, de arriba hasta abajo, al abrasivo.


  • Segundo: Ubica dos puntos a unos 3 centímetros, de afuera hacia dentro de la rueda.


  • Tercero: A 45° de la vertical, ubica los 3 centímetros de adentro hacia afuera. Si pensamos en la rueda como un reloj, más o menos sería a la altura de las 2:00.


  • Cuarto: Da un golpe ligero a la rueda para comprobar su sonido, que debe ser como el de una campana, cristalino y no sordo ni opaco.


Si sigues estos pasos, podrás corroborar si tu rueda vitrificada está en buen estado o si es mejor reemplazarla.


  1. Protección integral.


Un buen consejo para aumentar la seguridad de todos al momento de manipular abrasivos, es pensar siempre en que la protección debe ser integral. Contáctanos.


Es decir, si ya montaste la rueda, la dejaste girar libremente durante un minuto y está lista para el trabajo, ¿ya cuentas con todas las medidas de seguridad?

Por ejemplo, puede suceder que por alguna razón olvidemos colocarnos los guantes. Entonces, tener ese pequeño instante de reflexión, probablemente hará que nos coloquemos la protección faltante.


La intención es, además, crear conciencia de una cultura de seguridad que debe haber para todos. De este modo, podremos revisar día con día si hay algún punto de seguridad que se pasó por alto.


En GRAFF nos preocupamos y ocupamos porque todo aquel que manipule abrasivos sepa cuidarse y, de igual modo, pueda ser capaz de ayudar a los demás a hacer lo mismo.


Por ello, ponemos manos a la obra en crear una cultura de seguridad que evite accidentes y, además, consiga limitar otros costos y desperdicios. Cuenta con Asesoría Técnica para la Seguridad, con expertos especializados.

Compartir

Obtén atención personalizada

Recibe nuestro contenido en tu correo