Seguridad

Seguridad

¿Preocupado por la seguridad de tu personal en el uso, cuidado y manejo de abrasivos?

Los abrasivos son una herramienta que al manejarse erróneamente, puede provocar accidentes y lesiones que pueden llegar a ser graves.
Alfredo Anaya Zepeda
Gerente de Ventas
Compartir

Cualquiera que haya tenido contacto directo con abrasivos, sabrá entonces que se trata de una herramienta que tiene ciertos elementos a considerar en su manejo, cuidado, uso y transportación.


Sin embargo, entre todos esos factores está involucrada la seguridad de quienes realizan actividades con abrasivos. Es decir, es una herramienta que, de manejarse erróneamente, puede provocar accidentes y lesiones que, incluso, pueden llegar a ser graves.


Por todo esto es que vamos a hablar del tema y de algunos de los escenarios en los que los riesgos deberían ser evitables.


Desde lo más básico


Cuando hablamos de seguridad en el uso de abrasivos existen algunos parámetros que son una especie de reglas no escritas en las que todos deben pensar. Se trata de simples consejos que pueden servir a la hora de la verdad. Vamos a ver cuáles son:


  • Siempre usa equipo de protección.


A veces, la vida laboral es como andar en motocicleta. Siempre debes usar tu equipo de protección completo: casco, chamarra, coderas, pantalón, botas. Y cuando decimos siempre, es SIEMPRE, pues nunca falla que el único día que no te proteges es cuando tienes un accidente.


Lo mismo pasa con el manejo de abrasivos, siempre debes usar el equipo de protección. Contáctanos para asesoría personalizada.

Cuando algo, no importa qué, tiene la posibilidad de lastimarte si es que sale mal, siempre piensa en protegerte. Es decir, quizá algo falla en ese momento, aunque tú tuviste todos los cuidados, y es justamente el equipo el que te va a salvar de consecuencias graves.

  • Sentido común.


Puede parecer algo muy básico, pero en el momento oportuno, usar el sentido común puede salvarte de tomar una mala decisión. Recuerda que muchas veces es mejor, ante la duda, acercarte con un experto en el uso de abrasivos que te pueda asesorar.


Cuando estás en un sitio de trabajo que tiene algunos riesgos, cualquier acción guiada por la duda es como un experimento que puede salir muy mal. Así que, de nuevo, siempre pregunta.


  • Respeta las normas de seguridad para el uso de abrasivos.


Las reglas existen por una razón y siempre será buena idea seguirlas al pie de la letra. Recuerda que el propósito de los lineamientos de seguridad es justamente salvaguardar tu integridad física y la de todo tu personal.


Por ello, no obedecer alguna norma puede implicar un riesgo grande de sufrir alguna lesión.


  • Capacitación.


La que es probablemente la mejor acción para velar por la seguridad de tu personal en el manejo de abrasivos, es brindar una capacitación adecuada, a través de un especialista en el ramo.


Además de que toda la plantilla laboral conocerá mejor la labor para evitar accidentes, también mejorará sus habilidades considerablemente. Por lo tanto, el personal se sentirá valorado, cuidado en su trabajo y motivado para dar mejores resultados.


La capacitación es lo mejor para que los trabajadores aprendan a cuidarse y para que la compañía obtenga buenos resultados.


  • Maquinaria.


Cuando se manejan abrasivos, es imposible no contar con maquinaria. Por ello, conocer su funcionamiento es importante, pero más importante aún es saber en qué condiciones se encuentra.


Las revisiones de mantenimiento no son un exceso nunca y, al mismo tiempo que cuidas a tus trabajadores, puedes asegurarte de que la operación de tu compañía seguirá en marcha.

  • Recuerda que hay riesgos.


Algo importante es también tener presente que, en el lugar de trabajo, existen riesgos. Es decir, es un sitio que no se debe tomar a la ligera. Algo que puede suceder es que en la rutina laboral, poco a poco parte del personal se relaje.


Por ello, jamás debemos olvidar la señalización adecuada, sobre todo en las áreas de mayor actividad, como talleres, almacenes y naves industriales, ya que es un recordatorio de que las distracciones pueden resultar en problemas graves.


  • Cultura de seguridad.


Todo esto busca, desde los fundamentos más básicos, comenzar a formar una cultura de la seguridad. Este término no se refiere solamente a algunos lineamientos o reglas, sino a la forma en la que el personal entiende a la seguridad con valores, creencias, actitudes y percepciones, todas en común.


Si la plantilla no se toma en serio la seguridad, su cultura estará más bien alejada de los cuidados que su entorno necesita para mantenerlos a salvo.


En cambio, en GRAFF estamos convencidos de que es posible tener una cultura de la seguridad que apunte todo el tiempo al bienestar de aquel que trabaje en condiciones con algún nivel de riesgo, como lo es con el uso, cuidado y manejo de abrasivos.

Compartir

Obtén atención personalizada

Recibe nuestro contenido en tu correo