Básicos de abrasivos

Básicos de abrasivos

Efectos del refrigerante en el proceso de rectificado con abrasivos

Los refrigerantes son una herramienta de suma relevancia para el trabajo con abrasivos.
Alfredo Anaya Zepeda
Gerente de Ventas
Compartir

Los refrigerantes son una herramienta de suma relevancia para el trabajo con abrasivos. Su uso nos permite evitar ciertos efectos negativos y optimizar los trabajos.


Sin embargo, ¿conoces a profundidad cuáles son los efectos del refrigerante en el proceso de rectificado con abrasivos? Porque eso es justo lo que aprenderemos en este artículo.


El proceso de rectificado


Antes de ir más allá, debemos aclarar algunas ideas y conceptos que manejaremos, de los cuales muy probablemente el más importante sea el proceso de rectificado, que consiste en la acción del trabajo en sí misma, no en sus elementos que permiten llevarla a cabo.


Esto es importante porque la función principal del refrigerante durante el rectificado es enfriar este proceso. Sin embargo, no es lo único que tiene que hacer. Por otro lado, el refrigerante también debe enfriar el abrasivo y colaborar para que los lubricantes en él funcionen.


El refrigerante también es de ayuda para mantener el área limpia de virutas, tanto en la máquina como en la pieza trabajada.


Todo lo anterior son elementos que se presentan de forma general en el proceso y el abrasivo. Dicho esto, es hora de revisar uno a uno, cuáles son los efectos del refrigerante en el proceso de rectificado de abrasivos.

Rendimiento sostenido


La velocidad de las ruedas es un elemento importante para poder realizar un buen trabajo sobre la pieza en cuestión. Sin embargo, el exceso de calor nos podría orillar a realizar una reducción de esta velocidad.


Es en este momento en el que el refrigerante entra en acción, para mantener el rendimiento, sin riesgos de que el proceso o el abrasivo se calienten demasiado.


Optimización del trabajo


Este punto es sumamente relevante pues es el efecto que el refrigerante tiene en el resultado o en la pieza que pasó por el proceso de rectificado. El calor puede llegar a dañar las piezas que rectificamos, incluso puede provocar quemaduras.


Sin embargo, el refrigerante permite no solamente minimizar este tipo de daños, sino también ayudar a que el trabajo se realice más eficientemente, incrementando la cantidad de material removido durante el proceso de rectificado.


Menos esfuerzo


Otro efecto positivo del refrigerante es que permite reducir la frecuencia con la cual aplicamos el rectificado y esto genera que la carga del material de trabajo sea menor también.


Menos desgaste


Como consecuencia del punto anterior, el desgaste sobre el grano del abrasivo es menor, lo que amplía la vida útil de nuestras herramientas y, al mismo tiempo, nos permite tener una mayor eficiencia en nuestros talleres.


Disminución de problemas con el aire


Cuando hacemos uso de los abrasivos, el aire puede llegar a ser una molestia o, incluso, un problema. Por ello, el refrigerante reduce el aire que se atrapa en el proceso, por lo que la formación de espuma o la generación de vapor dejan de presentarse en niveles problemáticos.


Algo similar ocurre con el aire que rodea el abrasivo, pues si el refrigerante se dirige como debe ser, este aire, que es una barrera en la rueda, se elimina.

Otros efectos a considerar


Trabajar con refrigerantes, tal como con abrasivos, también tiene puntos de riesgo a tener presentes, en especial cuando el refrigerante ya se ha degradado y debe ser reemplazado. Por esa razón, queremos nombrar brevemente algunos efectos en este sentido, para que se les preste la debida atención.


  • Aspecto. Revisar cómo luce el refrigerante es importante, ya que si presenta un aspecto anormal, en especial en el color, puede significar que el líquido ya es viejo, que tiene bacterias o que contiene aceite.

  • Olor. Si el refrigerante presenta un aroma rancio, significa que los microbios se han desarrollado en él. En este sentido, lo ideal es reemplazar el refrigerante pues, aunque el olor puede disimularse, cuando trabajes con el líquido, los microbios pueden afectar la salud de los trabajadores.

  • Irritaciones. Los trabajadores pueden sentir efectos de algunos problemas del refrigerante que se pueden reflejar en las piezas y en su salud. La piel y los pulmones irritados pueden significar que el fluido está muy concentrado o que la zona de corte no recibe la cantidad adecuada de líquido.

  • Espuma. Si se usa el refrigerante correcto y aún así se presenta espuma, quizá el líquido fluye demasiado o se está colando el aire en el proceso de rectificado.


Conclusiones


Es importante destacar la importancia del refrigerante, pues sus efectos positivos pueden optimizar y mejorar todo el trabajo realizado en el rectificado.


Sin embargo, es importante capacitarnos correctamente y acercarnos a los especialistas en el tema, con la finalidad de trabajar de forma más segura y sin problemas en las piezas que trabajamos.

Compartir

Obtén atención personalizada

Recibe nuestro contenido en tu correo