Producción y rendimiento

Producción y rendimiento

¿Cómo saber si el refrigerante que uso con ruedas abrasivas es el correcto?

Cuando trabajamos con ruedas abrasivas, podríamos cometer el error de no darle la importancia necesaria a algunos factores que parecen ser un complemento o un elemento secundario
Uriel Olvera Pacheco
Asesor Técnico de Ventas
Compartir

Cuando trabajamos con ruedas abrasivas, podríamos cometer el error de no darle la importancia necesaria a algunos factores que parecen ser un complemento o un elemento secundario, cuando en realidad se trata de algo que permite optimizar el trabajo.


Uno de estos factores es el refrigerante que además de arrojarnos numerosas ventajas, siempre vale la pena conocer cuál es el indicado para nuestras ruedas abrasivas, con la finalidad de sacar todo el provecho del mismo.


Por todo ello es que, en este artículo, hablaremos de su importancia, algunas de sus virtudes y, por supuesto, de cómo identificar al correcto para nuestros trabajos.


La temperatura


Para poder dar forma a todo esto debemos empezar con lo básico: la temperatura, ya que es justo ese factor el que nos obliga a mantener ciertos parámetros para conseguir el trabajo que buscamos.


En general, los trabajos con abrasivos, aunque unos más que otros, son procesos que presentan elementos térmicos. Cuando utilizamos ruedas, cuando rectificamos, cuando usamos ruedas, etcétera, el proceso en sí mismo provoca que se genere calor.


Por ello, en los casos en los que es necesario, se debe utilizar el refrigerante para evitar que ese calor cause resultados indeseados en la pieza trabajada. Sin embargo, el refrigerante debe ser el adecuado, estar en cantidad y presión correcta. De lo contrario, puede haber otros problemas.


Es por todo ello que la labor del refrigerante es más importante de lo que parece, pues en su ausencia, el trabajo se realizará con malos resultados y si se usa mal, el resultado también será negativo, incluso en la rueda abrasiva.


En primer lugar, el refrigerante debe siempre apuntar al área de corte, sin importar cuál sea el que se use.

De este modo, el desgaste de la rueda será mucho menor y, por consecuencia, se podrá trabajar de forma más efectiva y hasta agresiva, sin comprometer la estructura de nuestro abrasivo.


Dicho todo esto, como puedes notar, el refrigerante es una herramienta tan importante como lo es el abrasivo, pues nos permite optimizar el trabajo y conseguir la máxima calidad de la pieza que trabajamos.

Virtudes


Aunque ya mencionamos antes cuál es el principal beneficio del refrigerante, el hecho de que existan distintos tipos de esta herramienta nos permite tener más o menos acentuadas algunas de sus cualidades.


Por ello, trataremos de mencionar brevemente otras características que hacen al refrigerante importante en el uso con ruedas abrasivas.


Sin embargo, algunos metales como el bronce, latón, titanio o el níquel, requieren un refrigerante específico, uno de alta gama, para que la rueda abrasiva no se desgaste demasiado y para que el trabajo sobre las piezas sea con un gran rendimiento y un buen acabado.


Además, el uso de refrigerantes permite que el olor de los fluidos sea menos agresivo y que los residuos sean amigables con el medio ambiente, pues facilita su manejo y desecho posterior.


La lubricación que provee el refrigerante, más su acción para disipar las altas temperaturas, son suficientes para que el desgaste en general sea menor.


¿Cómo escoger el correcto?


Prácticamente, el uso del refrigerante adecuado dependerá, en esencia, de dos factores: el material a trabajar y las especificaciones de las ruedas abrasivas. En un segundo nivel, se debe leer siempre la información de seguridad del refrigerante para poder manipular el mismo de forma segura.


Existen refrigerantes de aceites sintéticos, semi sintéticos, solubles y puros, unos ofrecen una mejor acción lubricante que otros, aunque otros más son más limpios o enfrían mejor.


Pero lo más importante de todo esto es comprender que todos los refrigerantes son útiles y tienen beneficios, solo que dependen del material a trabajar y de las ruedas abrasivas.

Entonces… ¿cómo?


El camino más sencillo para saber a ciencia cierta si el refrigerante que usas es el correcto, es la capacitación técnica para tus trabajadores, con ayuda de expertos especialistas.


Cabe señalar que cada empresa e, incluso, cada pieza de trabajo, puede tener distintas necesidades y, como vimos arriba, el refrigerante es tan importante como lo es la rueda abrasiva, pues permite que este proceso tenga un rendimiento mayor y amplía la durabilidad de los abrasivos.


Así que acércate a los expertos y pide la asesoría especializada que te permitirá aprovechar todos los beneficios de los refrigerantes.

Compartir

Obtén atención personalizada

Recibe nuestro contenido en tu correo