Asesoría y capacitación

Asesoría y capacitación

Cómo disminuir el costo de abrasivos con una capacitación adecuada

Una capacitación adecuada es una de las mejores fórmulas para disminuir los costos en diferentes industrias, y en la de abrasivos no es diferente.
Alfredo Anaya Zepeda
Gerente de Ventas
Compartir

A veces, hay una creencia extraña en torno a algunos trabajos que son, por decirlo de algún modo, rudos. Sin embargo, lo que pocos saben, especialmente aquellos que no han tenido mucho contacto con este tipo de actividades, es que aún las labores más físicas se ven beneficiadas por una buena capacitación.


Hay quienes no ven ciencia alguna en, por ejemplo, cortar leña. Quizá suena simple si se describe la acción como tomar un hacha, golpear un tronco y listo. No obstante, la forma de sujetar la herramienta, la altura de las manos, cómo colocamos los pies, hasta dónde alzamos el hacha, cómo la hacemos descender y el ángulo del golpe, son los pasos que marcarán diferencia entre hacer un corte limpio o lesionarse la espalda y cortarse un pie.


Este tipo de ejemplos son la mejor muestra de por qué no debemos subestimar a las capacitaciones. De hecho, una capacitación adecuada es una de las mejores fórmulas para disminuir los costos en diferentes industrias, y en la de abrasivos no es diferente. Veamos el porqué.


Disminución de errores


Los abrasivos son una herramienta que tienen muchos factores a considerar para su uso, manejo, traslado y cuidado. Por esta razón, es muy común que existan errores durante alguna de estas etapas.


No obstante, pocas herramientas pueden relacionarse con errores que cuestan tanto, como es con los abrasivos. Es decir, si usas mal una llave inglesa o un desarmador, solo debes intentarlo de nuevo y hacerlo bien esta vez.


Pero para los abrasivos no es tan fácil, existen algunos que son más frágiles que otros si se les emplea incorrectamente, lo que les puede ocasionar daños que los dejan inservibles. También están los que pueden romperse, causando lesiones físicas y pérdidas de material.


Una capacitación adecuada, hará que los errores vayan al mínimo, con lo que sus costos generales disminuirán.


Sin accidentes


Un accidente puede ser el costo más grave que exista dentro de una compañía. Para la industria de los abrasivos las lesiones, incluso de gravedad, no son una realidad ajena.


El mal uso de los abrasivos, por falta de capacitación, podría hacer que una compañía reciba una demanda del personal por la lesión sufrida. Además, cabe decir que, en el peor de los casos, podría ponerse en riesgo la vida de una persona que no sepa cómo manipular correctamente las herramientas y maquinarias.


Estos riesgos nadie debería correrlos, mucho menos cuando se puede evitar con una capacitación adecuada.

Personal


Los beneficios de una capacitación también se reflejan en el personal. Por un lado, aseguras mantener a tus trabajadores por más tiempo en tu empresa. ¿Por qué? Porque un empleado que recibe capacitación y se sabe valorado. Además, al cuidar su integridad y salud, evitas accidentes que puedan dejarlos fuera de línea.


Por ello, estará más tiempo en la compañía, pues sabe que le enseñarán los conocimientos necesarios para mejorar su nivel como profesional. Además, la motivación que genera este tipo de acciones, hará que el personal aumente sus ánimos para trabajar y tenga un mejor desempeño en el área.


Recuerda que el talento altamente calificado es más productivo y que cuando llega un nuevo elemento a cubrir una vacante, toma un tiempo comenzar a desempeñarse de forma óptima en una empresa.


Enfoque


Cuando se ofrece una capacitación adecuada, permites que el resto de tu personal se enfoque en lo que en realidad debe estar haciendo. Es decir, si llega un nuevo elemento a tu negocio, no necesariamente debes hacer que otros trabajadores tuyos lo capaciten.


No obstante si necesitas dar, desde ya, un acercamiento a las mejores prácticas sobre abrasivos, siempre puedes contactar a tu proveedor, que podrá darte algunos consejos sobre su manejo, aunque lo óptimo es y será siempre la capacitación.

Espera al experto


Una ventaja enorme de las capacitaciones es que, gracias a ellas, el personal aprende no solamente nuevos conocimientos, sino también a distinguir situaciones en las que conviene más preguntar a los especialistas.


Supongamos que un trabajador tiene una rueda o disco abrasivo que marca una menor cantidad de revoluciones por minuto de las que la maquinaria emplea. Sin embargo, como esta persona NO tiene conocimientos sobre la importancia de que sean dos números coincidentes, lo más probable es que pregunte primero.


Gracias a ello, se evitó un accidente, ya que lo que habría ocurrido es que  la rueda o disco estallado habría estallado y puesto en peligro de una lesión a todos los presentes.


Como ves, una capacitación adecuada puede disminuir costos de diferentes formas y, al mismo tiempo, ayudar a que los trabajadores sean más productivos. Por donde se mire, es una relación ganar-ganar.

Compartir

Obtén atención personalizada

Recibe nuestro contenido en tu correo