Producción y rendimiento

Producción y rendimiento

Aprendiendo con GRAFF: Elimina los defectos de corte usando abrasivos

Siempre que usamos abrasivos es normal que busquemos obtener los mejores resultados en nuestros trabajos de corte.
Eduardo Anaya Pérez
Asesor Técnico de Ventas
Compartir

Siempre que usamos abrasivos es normal que busquemos obtener los mejores resultados en nuestros trabajos de corte. Sin embargo, puede ocurrir que tengamos defectos en el proceso que nos arrojen algunas imperfecciones no deseadas.


Por esa razón, en GRAFF te daremos los tips más efectivos para que logres eliminar los defectos de corte en el uso de abrasivos. Seguramente, alguno de ellos (o todos) te servirán.


Dale tiempo


Dicen por ahí que “lo que bien comienza, bien acaba”. Por ello, un paso vital para que el trabajo arranque con el pie derecho, consiste en que, una vez colocado el disco en la amoladora, enciendas el equipo y le permitas trabajar solo por 1 minuto.


Con ello, te aseguras que si el disco sufrió algún golpe que no hayas alcanzado a visualizar, se detecte antes de que comiences el corte y se pueda generar algún accidente.

Durante este paso no olvides colocar tu cuerpo lejos del disco al encender el equipo

Potencia adecuada


Así como es importante dejar que la máquina opere sola por 1 minuto, un factor clave para eliminar los defectos de corte es cerciorarte de que la velocidad de la máquina sea menor o igual a la que indica el disco. 


Sabemos que si usamos más velocidad de la que soporta un disco, nos exponemos a que éste se rompa  y nos lastime, pero ¿sabes qué ocurre cuando la velocidad es menor de la que soporta el disco? Como es de esperar, el disco no estallará en esa circunstancia.


Sin embargo, lo que pasará es que el rendimiento del abrasivo se verá afectado y rendirá bastante menos de lo normal, además que se puede despostillar de manera importante y afectar la calidad del corte. 


Discos abrasivos muy duros


Podríamos tener problemas al escoger los discos adecuados para realizar los cortes. Si, en un momento dado, notas que tus cortes no son limpios, dejan más rebaba y que requieren más presión de la habitual, es probable de que se trate de una cuestión de dureza en el disco.


Lo mejor es cambiar el disco por uno más suave y/o con el grano más fino. De este modo, el corte será limpio, recto y sin rebabas.


Revisa el eje


Parte fundamental del equipo son los baleros de la máquina y las bridas para sujetar los discos. Si quieres que tus cortes siempre resulten limpios y perpendiculares, mantén una revisión frecuente del estado de estas piezas.


Si estas partes de la amoladora requieren mantenimiento, tus cortes no saldrán rectos, pues el disco tendrá una oscilación lateral al girar sobre su eje.


Revisa tu técnica


Un proceso de corte con abrasivos tiene un factor humano detrás que es imposible de eliminar. Si tus cortes tienen defectos únicamente al hacerlos sobre ciertos materiales, si se presentan cuando utilizas una amoladora en específico, o con un operador en especial, quizá se trate de que tu técnica de trabajo requiere ser pulida.


Recuerda detalles básicos, como sujetar firmemente y con ambas manos a la amoladora o cerciorarte que el mecanismo de fijación del material de trabajo funcione con normalidad.


También asegúrate de concentrarte en tu labor, pues podrías haber ladeado el disco sin querer, algo que se nota casi de inmediato en un trabajo, pues el corte no queda derecho.

Otro factor importante es hacer el corte con suavidad y sin golpear la pieza con el disco, con ello garantizas que los cortes sean rectos y que éste dure más.

Herramientas correctas


Aunque pueda parecer un tip muy básico, siempre asegúrate de usar las herramientas correctas para todo lo relacionado con el uso de abrasivos. Si requieres de cierta llave para apretar las bridas, úsala como se debe.


Recuerda que cuestiones como el mecanismo de sujeción del material a trabajar o la correcta inserción del disco abrasivos, son fundamentales en este tipo de trabajos.


Termina con calma


Así como al principio del proceso de corte dejamos que el disco girara 1 minuto antes de comenzar a trabajar, al terminar nuestro uso de la amoladora, debemos esperar a que el disco se detenga de forma natural.


Antes de eso, no debemos dejar el equipo, pues el abrasivo podría ocasionar, en el peor de los casos, un accidente o, en otros casos, problemas en la amoladora y en el rendimiento del disco en cuestión.


Extrema precauciones


Es importante que los materiales utilizados se traten adecuadamente, lo que permitirá no solamente trabajar sin defectos de corte en el uso de abrasivos, sino un mejor desempeño con un desgaste menor en el uso de la herramienta.


Por ello, extremar precauciones es una buena idea pues, además de esos beneficios, también cuidas tu integridad física.

Compartir

Recibe nuestro contenido en tu correo